La Ruleta Virtual

Hay muchas diferencias entre la ruleta virtual y una de casino real. La primera de ellas es que a menudo las mesas de estas website tienen asientos limitados y, por tanto, nos obligan a realizar apuestas cada cierto tiempo para poder mantenernos en juego en la misma mesa.

Este dato que puede parecer poco trascendental es básico para que el negocio virtual sea rentable. De hecho, si pudiésemos mantenernos en el juego sin apostar, es muy probable que fuesemos ganadores en el 90% de los ratos que estuviésemos jugando.

Cualquier sistema ganador en la ruleta lleva asociada la paciencia como primera virtud y es que, para poder tornar la ruleta «injusta» por definición como ya hemos explicado en un juego beneficioso para nuestro bolsillo, debemos esperar nuestro momento. Esperar quiere decir que tenemos que poder apostar en el momento adecuado, eso las casas lo conocen, y por esto nos obligan a hacer jugadas cada poco tiempo para poder seguir activos en esa mesa.

Desarrollaremos sistemas para mantenernos activos sin que perdamos demasiado dinero y así esperar calmados a nuestro momento de forzar el saldo. Pero en una ruleta real, este efecto se elimina pues el número de participantes es más reducido, el control sobre los jugadores mayor y las posibilidades de cálculos complejos casi imposible para la gran masa de aficionados a este juego.

Desde casa, con tablas de cálculo a mano, calculadores electrónicas e incluso softwares que los venden como rentables para este juego, las casas deben defenderse de esta manera. Otra menos lícita es dejarnos solos en una mesa, sin poder ver las apuestas de los vecinos y dejándonos que gire la ruleta cuantas veces queramos. Esto a mí además de generarme cierta desconfianza, me elimina referencias de hacia dónde marchan las apuestas, que será importante a la hora de dejar nuestras fichas en el tapete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RANKING CASINOS