La Ruleta: un juego injusto

Vamos a seguir con un poco de teoría del juego de la ruleta para sabe exáctamente en qué mundo nos inmiscuiremos. La mala fama de la ruleta que ha dado lugar a expresiones como: la banca siempre gana, este juego está trucado… o incluso a la leyenda negra de que hay imanes que el Casino maneja a su antojo para hacer caer la pelota fuera de nuestros rangos de apuestas, es del todo llamativa, pero considero que falsas.

La ruleta de por sí, y basándonos en cálculos meramente matemáticos es un juego injusto por definición. Para conocer si un juego de azar es justo o injusto debemos enfrentar las posibilidades de ganar nuestra apuesta respecto al premio que cobramos con ese acierto. Sin duda, aquí llega la primera de las ventajas para la casa que pone la mesa de la ruleta.

En una mesa de ruleta americana disponemos de 38 números (resultados posibles de la ruleta) equiprobables en la más pura de las teorías. Sin realizar grandes cálculos para conocer la esperanza matemática que obtenemos sobre el suceso de ganar apostando a un único número, percibimos claramente que ya que el premio que obtendremos (beneficio neto) es de 35 veces a 1 mientras que nuestras opciones de victoria es de 1 entre 38 (caso de la ruleta americana donde se ve aún más claro).

Por tanto y suponiendo que la distrubución de números fuese totalmente ordenada, tendríamos pérdidas pues tendríamos que apostar 38 veces para obtener 35 euros de beneficio. Es decir, esos dos números de diferencia (los ceros) son los que convierten a la ruleta en un juego injusto, de esperanza negativa y que hace que teóricamente nunca juguemos un euro en este entretenimiento. Más adelante veremos porqué nosotros sí lo haremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RANKING CASINOS