Tragamonedas, el juego clásico